Coaching nutricional ¿para qué?

Publicado en: Coaching Nutricional | 0

¿Por qué como más de lo que necesito?

¿Por qué siento ese impulso incontrolable por algo dulce?

¿Por qué como cuando estoy nerviosa o me aburro?

¿Por qué siento tanto placer con la comida?

¿Cómo puedo cambiar estos patrones?

¿Patrones aprendidos?

Solemos mostrar preferencias innatas por determinados sabores, como ocurre con la preferencia gustativa por lo dulce. Esta preferencia innata o preprogramada tiene un indudable valor al favorecer, por ejemplo, el consumo de lecha maternal durante los primeros momentos de vida.

Pensemos por un momento en la última bebida que tomamos esta mañana (un café, un refresco, un vaso de leche). ¿Fue por tener una sensación de sed? ¿De hambre? ¿Porque estaba disponible? ¿Porque sus propiedades gustativas fueron atractivas en ocasiones anteriores?

Es posible que no esté claro el motivo específico. Lo que sí es evidente es que fue una elección sobre otros posibles productos. Todos mostramos preferencias por ciertos productos.

Desde recién nacidos expresamos preferencias y rechazos innatos por determinados sabores, mostrando una mayor predilección por sustancias de sabor dulce (Desor, Maller y Turner, 1973) y salado (Denton, 1982) y rechazo por los sabores amargos (Geldard, 1972) y ácidos. Frente a estas reducidas predisposiciones innatas que manifiestan los recién nacidos a la hora de aceptar o rechazar sabores básicos, los adultos exhiben un amplio rango de preferencias y aversiones gustativas.

Esta plasticidad en las preferencias gustativas a lo largo de la vida de una persona y el rango de diferencias individuales parecen ser atribuidas a los efectos del aprendizaje (Myers y Sclafani, 2006) y refuerzan la idea de la importancia de la experiencia en la ingesta de comida. Ni siquiera las preferencias innatas por sabores se resisten a los efectos del aprendizaje, incluso desde los primeros meses de vida.

El hecho de concebir la conducta de comer como una respuesta aprendida implica que se puede modificar por técnicas y procedimientos comportamentales, tanto para conseguir el desarrollo de preferencias por alimentos poco apetecibles (p.ej., verduras) como para reducir o modificar determinados parámetros de la ingesta (p.ej., en personas obesas).

¿Qué es el coaching nutricional?

Es un programa de inteligencia alimentaria y de entrenamiento personal enfocado a aumentar tu poder personal que te permita mejorar el estado general de salud y bienestar. Un amplio programa de orientación nutricional, modificación del comportamiento y apoyo individual, diseñado para enseñarte a hacer cambios pequeños y graduales en tus elecciones de alimentos, así como ayudarte a alcanzar tu salud personal y objetivos de bienestar.

            Lo que aprenderás, lo vas a utilizar todos los días

El coaching nutricional NO ES UNA DIETA; no se venden productos alimenticios ni se requiere que tomes pastillas. No hay soluciones instantáneas ni promesas de resultados a corto plazo. Se trata un nuevo enfoque para QUE TU MISM@ hagas y mantengas los cambios de vida positivos que comienzan con el compromiso de querer realizar cambios de forma holística.

¿Para qué?

¿Está pensando cada día en tu salud y vitalidad pero no haces nada para mejorar?

¿Estás cansado/a de sentirte fuera de control o en una montaña rusa a nivel físico y emocional?

¿Quieres entender cómo obtener un mayor aporte nutricional de la variedad de alimentos que comes?

Si te animas a hacer un cambio, ya sea para una educación alimentaria más profunda, hacer frente a una pérdida de peso o te preocupa el aumento de peso, o prevenir la aparición de una patología o simplemente para aumentar tu nivel general de energía, el equilibrio y salud,  el psico-coaching nutricional te dará la respuesta.

Iniciarás un viaje que te ayudará a vivir con confianza y seguridad tanto en lo que comes como en ti mism@. Se trata de dejar ir el pasado y mirar hacia el futuro para que seas un/a mejor tú. Todo comienza con tu actitud, tus objetivos y tu comida.

¿ Coaching para adelgazar?

El problema del sobrepeso es una de las principales cuestiones que preocupan en la sociedad occidental. Para mí, adelgazar es posible si se actúa desde varios niveles: físico, mental y emocional, es decir, desde la alimentación y hábitos saludables; los pensamientos y creencias; y, las emociones y sentimientos. El cambio en estos tres niveles es el que lleva al éxito a cualquier persona en cualquier situación y el psico-coaching nutricional precisamente es lo que te ayuda a trabajar.
En muchas ocasiones la pérdida de peso se convierte en una rueda sin fin: dieta tras dieta para volver siempre a aumentar de peso y volver a los mismos hábitos y sentimientos (frustración, desmotivación, baja auto-estima…).

Sabes que una alimentación sana y equilibrada es importante, sin embargo caes en la tentación de comer alimentos grasos, con un alto índice glucémico y congestionantes. También en muchas ocasiones comes por motivos no físicos, es decir, comes sin parar y sin tener  hambre, significa que hay una carencia emocional, una desconexión cuerpo-mente y por ello es importante entender las necesidades físicas, mentales y emocionales.


     Cuando comienzas a ser consciente de cómo gestionas tu alimentación, te das cuenta de que está muy relacionada con la forma en cómo gestionas tu vida.
Con el psico-coaching nutricional descubrirás qué hay detrás de tus capas de grasa y el porqué de tu ansiedad por comer alimentos poco sanos.

Principales objetivos:         Vivir sin dieta

 Mantenerse en el peso justo

Beneficios: Pérdida de peso permanente,

Mayor auto-estima y confianza

Mejorará tu salud y energía vital!

¿Cómo funciona?

El proceso combina el poder de elección personal con sacar el máximo provecho de los alimentos para mejorar la salud global y el equilibrio. Se ofrece un enfoque práctico y una experiencia inspiradora, que combina los elementos más importantes que se necesitan para el éxito a largo plazo:

–       Un entrenador nutricional que te escucha activamente y te guía en sesiones semanales  individuales de una hora, y que te ofrece adaptar tu alimentación a tus necesidades físicas, emocionales y de estilo de vida.

–     Comprometerte con el proceso: abriéndote a la terapia, siguiendo los pasos y llevando a cabo las tareas necesarias.

–       10-12 sesiones para conseguir tu META nutricional.

¿Cómo puedo empezar?

Comenzar es fácil. Simplemente contacta con nosotros y concertaremos una cita.

¿Qué necesito para empezar?

Una mente abierta y muchas ganas de realizar cambios drásticos en tu alimentación y en tu enfoque de vida.


¿Cuándo empezamos?

Dejar un comentario