Coaching: Entrenamiento personal para alcanzar el éxito

Coaching: Entrenamiento personal para alcanzar el éxito

Publicado en: Coaching Vocacional | 0

Como dice el psicólogo Ricardo Ros, los seres humanos buscamos la comodidad, preferimos lo conocido a lo desconocido. Podemos encontrarnos con alguna situación insatisfactoria, con algo que no es aceptable para nosotros, y, sin embargo, no hacemos nada por cambiarlo. Nos quejamos, nos lamentamos y no hacemos nada por cambiar. Buscamos excusas en nosotros mismos, en los demás o en las circunstancias y nos quedamos quietos. Pasa el tiempo y seguimos en el mismo lugar.

Cambiar significa un riesgo, Incluso las situaciones más duras y difíciles tienen un grado de comodidad. Nos han enseñado desde pequeños que debemos evitar los riesgos. Ese miedo al riesgo es el que nos mantiene estáticos. Tenemos miedo al riesgo y al fracaso, al error y a la equivocación.

Sin embargo, si te fijas, todos los avances que has realizado en tu vida, todos los progresos, han sido el resultado de haber cambiado la comodidad de lo conocido por el riesgo de lo desconocido. Has cambiado los resultados erróneos por nuevos cambios y riesgos, hasta que has llegado al lugar que buscabas. A esto se le llama flexibilidad, la capacidad para introducir nuevos cambios hasta que encontramos la ruta adecuada.

Lo has hecho de forma automática, espontánea, sin pensarlo demasiado. Imagínate lo que puede ser si lo haces como resultado de una planificación. Y si te equivocas, no pasa nada, siempre puedes rectificar.

¿Qué es el coaching?

Existen muchas definiciones pero, en términos generales, se puede decir que el coaching es un proceso que ayuda a las personas a desarrollar su verdadero potencial y a introducir cambios en su vida.

Según Talane Miedaner, el coaching es un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial llevado a cabo con un asesor especializado o coach, que cubre el vacío existente entre lo que eres ahora y lo que deseas ser.

Nos ha tocado vivir en un mundo que evoluciona muy rápidamente y, a veces, adaptarnos a los cambios en el trabajo, en casa o en la vida en general, representa un gran reto para nosotros; además de esos otros cambios que, particularmente, nos gustaría llevar a cabo, pero para los que nunca encontramos ni el momento ni la energía. El coaching nos ayuda a superarlo.

¿Cómo funciona el coaching?

Para P. Richardson, la base del coaching es la comunicación; el diálogo profundo entre el coach y su cliente cuya finalidad es ayudar a este último a ser consciente de su realidad, a controlar y hacerse responsable de su vida.

“Eres la suma de todas las decisiones que has tomado en tu vida hasta el día de hoy”

Si te parece un pensamiento abrumador, no te desanimes. De no ser así, no serías la persona única y especial que ahora eres. Lo que está claro es que no hay nadie en este mundo como tú. Incluso si tienes hermanos gemelos, tienes tu propia personalidad diferenciada y, cuando hayas aprendido a “reconocerla” y te aceptes, independientemente de que las decisiones tomadas fuesen acertadas, equivocadas o neutras, podrás avanzar.

El modelo del Coaching se centra, desde el primer día, en lo que el cliente quiere. La gente se acerca al coaching porque quiere que las cosas sean distintas, quiere cambiar o tiene objetivos importantes que desea alcanzar, es decir, acuden por diversas razones personales. Les mueve alcanzar objetivos específicos: escribir un libro, montar un negocio o tener un cuerpo más sano. Acuden al coaching para ser más eficaces o estar más satisfechas en su puesto de trabajo y contratan a un coach porque quieren crear más orden y equilibrio en sus vidas. A veces las personas le piden más a la vida –más paz interior, sencillez, alegría-. Y a veces también quieren menos –menos confusión, estrés, presión económica-. En general, la gente acude al coaching porque quiere mejor calidad de vida –más plenitud, equilibrio- o un proceso distinto para satisfacer sus deseos vitales. Cualquiera que sea cada razón individual, todo empieza por uno mismo.

Coaching para una vida plena

Piensa durante un momento en tu propia vida. ¿Cuál es tu visión de una vida verdaderamente plena? ¿Cómo sería ese tipo de vida?

Cualquiera que sea la respuesta que se te ocurra, observa que la pregunta te lleva a un nivel más profundo que si simplemente te preguntaran: ¿Qué quieres?

Comparto con Laura Whitworth y otros (Coaching co-activo.Ed Lid), la idea de que la mayoría de las personas suele acudir al coaching con algo específico y urgente en la cabeza, y, sin embargo, por debajo de esa agenda existe un anhelo de algo todavía más valioso. Una vida plena es una vida llena de significado, propósito y satisfacción. Una de las cosas más valiosas que hacemos los coaches es ayudar a nuestros clientes a que tengan claro cuál es la forma personal de su plenitud. Ese estado en el que las piezas de su vida o de su carrera encajan con una sensación muy personal de sentirse completo, de estar vivo. Lo puede experimentar a través del hecho de realizar un trabajo importante, de sentir que sus esfuerzos se están aprovechando, de contribuir, de dar y recibir, de jugar a ganar, de fluir con la corriente, de expresar la creatividad, de expresarse a sí mismo. Es la experiencia de estar completo.

Una vez establecido esto, podrás conducir tu vida en cualquier dirección que elijas. El coaching te ayudará a que encuentres esa forma.

Dejar un comentario